Enero, 2016Redacción: María Iglesia

Las consecuencias de ser miembro de la OCDE

By Federico Mazzella Enero, 2016
Home  /  Ideas de Integración  /  Las consecuencias de ser miembro de la OCDE
Redactor: María Iglesia
Categorías:
  Ideas de Integración n233

Imprimir este artículo

Al cumplir revisiones y estándares internacionales, los países que se convierten en miembros de la OCDE se vuelven más atractivos como receptores de inversiones externas. El proceso de incorporación demora al menos un año.

El gobierno argentino anunció que comenzaría a fines de febrero el proceso de incorporación a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), momento en el que se establecerá el cronograma de pasos a seguir que buscará adecuarse a sus estándares. De concretarse su ingreso a este selecto grupo de países, será la segunda nación de Sudamérica en sumarse, luego de Chile, y la tercera de América Latina, ya que también México forma parte de esta organización.

La OCDE es un grupo de 34 países que tienen como principales puntos en común el estado democrático y una economía de mercado. Se lo ha denominado “el club de los países ricos” debido a que como organización representa alrededor del 70 por ciento del mercado mundial.

233_e_IDEAS1_img1

Fuente: OCDE.

La organización fue creada en 1961 con el objetivo de promover políticas que mejoren el bienestar económico y social de las personas. OCDE ofrece un foro donde los gobiernos puedan trabajar conjuntamente para compartir experiencias y buscar soluciones a los problemas comunes. Entre sus tareas también elabora indicadores de productividad y de los flujos globales del comercio e inversión, analiza y compara datos para realizar pronósticos de tendencias y fija estándares internacionales dentro de un amplio rango de temas de políticas públicas.

La OCDE surgió tras el funcionamiento durante 12 años de la Organización Europea para la Cooperación Económica (OECE), fundada para ayudar a implementar el Plan Marshall para la reconstrucción de Europa luego de la Segunda Guerra Mundial.

Quienes ingresan a esta organización pueden contar con un marco de países de referencia que fijan estándares de calidad en diferentes áreas de comercio e inversiones. En ese sentido, la OCDE elabora recomendaciones de políticas que surgen de evaluaciones que sus técnicos efectúan de los países que son miembros. En este punto es similar a la revisión que elabora el Fondo Monetario Internacional (FMI) de los Estados en el marco del artículo IV de su Convenio Constitutivo. También, en forma similar al FMI,  la OCDE publica dos veces al año revisiones macroeconómicas (el OECD Economic Outlook), donde se analizan las principales tendencias y se examina las políticas económicas requeridas para fomentar un crecimiento elevado y sustentable en los países miembros.

Para realizar las revisiones, la OCDE envía técnicos a un país determinado (que generalmente son de otro Estado miembro, por lo que se elaboran “revisiones entre pares”) para que se pongan en contacto con distintos actores de una cuestión específica, como puede ser las políticas de salud o de educación, entre otras áreas relacionadas al desarrollo.

Ser miembro de la OCDE deriva también en una mayor variedad de estadísticas disponibles: esta organización publica información sobre un amplio espectro de temáticas, que incluye agricultura y alimentación, desarrollo, educación, estudios de género, datos macroeconómicos de sus miembros. También existe una instancia de reuniones técnicas sobre políticas acordadas entre los Estados.

Sin embargo, uno de los puntos que mayor importancia tienen para países como la Argentina es el reconocimiento internacional que genera la membresía, en particular la posibilidad de atraer inversiones extranjeras (IED). Existen entidades que tienen como condición para asignar inversiones la pertenencia a ese grupo. En cierto sentido, la OCDE es un “sello de calidad” para ello. De todas maneras, es claro que esta es una condición importante pero no única ni necesaria para aumentar la IED. Cuando México y Chile ingresaron al organismo, la IED subió, pero también lo hizo en países como Brasil, que no es parte de la OCDE.

 

Gráfico 1. Inversión extranjera directa en países seleccionados

Fuente: Huffington post.

Fuente: Huffington Post sobre la base de estadísticas nacionales.

 

Proceso de admisión

En el caso argentino, a fines de febrero comenzarían los procesos para su conversión en un nuevo socio de la OCDE donde, hasta ahora, ha sido miembro asociado, integrando órganos como el Comité de Asuntos Fiscales, el Comité de Comercio, el Comité de Agricultura, el Comité de Pesca, el Comité de Políticas en Ciencia y Tecnología, el Centro de Desarrollo, el Grupo de Trabajo sobre Soborno, el Comité de Inversiones, entre otros.

El período para formalizar la admisión consta de varias etapas en las que se busca que el país interesado en ingresar cumpla con diversos estándares de calidad de la OCDE (por ejemplo, cumplir determinados estándares estadísticos), proceso que toma, al menos, un año.

La organización evalúa a su vez las instituciones de los países que desean ingresar, como también las políticas aplicadas en diversas materias. El último paso se concreta, luego de lograr el voto unánime de los miembros, mediante el depósito de instrumento de adhesión.

Chile fue uno de los últimos países en ingresar a la OCDE. Lo concretó en mayo de 2010 luego de más de un año de negociaciones y de ir adecuando diversos aspectos de su política doméstica a los estándares de la organización.

Fueron 20 los países que en 1961 firmaron el convenio que dio origen a la OCDE. Luego se fueron adhiriendo los 14 restantes que lo compone en 2015. En 2013 Colombia y Letonia empezaron el proceso de incorporación y se unieron a Rusia, que desde 2007 viene negociando su ingreso. El año pasado también lo iniciaron Costa Rica y Lituania, todos estos países aún cuentan con procesos en marcha. Con la Argentina, serían seis los países que buscan actualmente la admisión a esta entidad.

this post was shared 0 times
 000