Diálogo de alto nivel MERCOSUR-Alianza del Pacífico


El Diálogo de Alto Nivel “MERCOSUR-Alianza del Pacífico. Una Agenda Positiva para la Integración” se realizó el 19 de julio de 2017 en la ciudad de Mendoza, República Argentina, en el marco de la L Cumbre del MERCOSUR. El Instituto para la Integración de América Latina (INTAL) del Sector de Integración y Comercio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), a solicitud y en conjunto con el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la República Argentina, reunió expertos del sector público, privado y de la academia, para vislumbrar puntos de encuentro y trazar lineamientos de una agenda en común que permita acelerar el acercamiento entre ambos acuerdos regionales.[1]

Existe la creencia compartida por los expertos de que el MERCOSUR y la Alianza del Pacífico (AP) tienen la oportunidad de avanzar en un programa de trabajo conjunto realista y pragmático, construido sobre la idea fundamental de alinear objetivos nacionales existentes con posibles objetivos regionales. Esto produciría una retroalimentación positiva entre ambos planos y daría fortaleza a un espacio regional ampliado, en un escenario en que actores aislados tienen menores posibilidades de mejorar su inserción global que aquellos que encuentran puntos de convergencia.

Aprovechar esa oportunidad es una respuesta racional al marco de incertidumbre de las relaciones económicas mundiales y también al cúmulo de asignaturas pendientes a lo largo de la historia de la integración regional.

Además de realista y pragmática, es conveniente que una agenda birregional comience siendo estratégicamente focalizada y conformada por objetivos motivadores y de singular relevancia. Esto apunta a construir sobre resultados positivos tangibles, localizados en áreas operativas donde pueden obtenerse frutos concretos. La profundización de la integración entre ambos bloques debería contribuir a lograr objetivos nacionales ya acreditados.

Hay tres elementos clave en el proceso de aproximación entre ambos acuerdos: optar por la simplicidad; articular iniciativas públicas y privadas; y generar opciones innovadoras que, a la vez que sostengan la dinámica del vínculo, fortalezcan y amplíen sus resultados.

El Seminario identificó proyectos en dos grandes grupos de instrumentos orientados, respectivamente, a la facilitación comercial y al fortalecimiento de las cadenas regionales de valor. A pesar de las especificidades de cada área, es manifiesto que no se trata de carriles separados. Por ejemplo, el necesario y eventual perfeccionamiento de instrumentos en materia de reglas de origen, para dotarlos de potencia regional, requiere una mejoría en la gestión de datos y la trazabilidad de operaciones y operadores en el ámbito de la facilitación del comercio. Recíprocamente, las acciones de facilitación no pueden desligarse del marco más amplio de la política comercial.

Los aportes del evento también avanzaron ideas respecto a cuestiones tales como la cooperación en políticas de innovación tecnológica, emprendedurismo y pequeñas y medianas empresas, entre otras. Materias para desarrollar la creatividad en una agenda en movimiento.

 

Evolución

El 7 de abril de 2017, en Buenos Aires, una Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores y Ministros responsables de Comercio Exterior y Producción del MERCOSUR y de la Alianza del Pacífico reafirmó las líneas de trabajo conjunto propuestas por ambos acuerdos en 2016. Adicionalmente, instruyó al Grupo de Alto Nivel (GAN) de la Alianza del Pacífico y al Grupo Mercado Común (GMC) del MERCOSUR a reunirse periódicamente con el fin de avanzar en los temas identificados por una Hoja de Ruta.

En julio de 2017, durante la mencionada Cumbre de Mendoza, los países miembros del MERCOSUR firmaron un Acuerdo de Promoción y Facilitación de Inversiones, tomando como antecedente el Protocolo acordado en abril.[2]

En la misma dirección, el 4 de agosto de 2017 autoridades de ambos bloques sostuvieron un encuentro en la sede de ALADI en Montevideo, Uruguay, donde se abordaron cuestiones relativas a la acumulación de origen, encadenamientos productivos, procedimientos aduaneros, eventos y espacios de promoción de mutuo interés, barreras al comercio y facilitación del comercio de servicios. Por ejemplo, en el área de acumulación de origen y encadenamientos productivos, acordaron realizar encuentros entre expertos con el objetivo de intercambiar información y experiencias de cada bloque, mientras en facilitación del comercio, coincidieron en realizar acercamientos para implementar acciones orientadas a facilitar, agilizar y hacer más expeditos los procedimientos aduaneros.[3]

s

Elementos de una agenda positiva e innovadora: De las aduanas a las cadenas regionales de valor. 

La tarea por delante no es sencilla. En una visión de máxima, habría que simplificar el complejo entramado de relaciones entre los países de ambos bloques y suturar las brechas de relacionamiento existentes, avanzando hacia una zona de libre comercio. Encontrar para ello puntos de equilibrio estable, que brinden a la vez flexibilidad y previsibilidad, podría ser una empresa muy difícil.

Una visión más realista buscaría avanzar en esta hoja de ruta de aproximaciones sucesivas donde se identifican áreas en que la cooperación birregional puede resultar fructífera y actúe como contrapeso de la incertidumbre dominante en el escenario internacional.

En esta labor, ambos acuerdos cuentan con activos que pueden dar lugar a una fertilización cruzada. El espacio de ALADI es de hecho un activo compartido que puede actuar como espacio de negociación, de seguimiento, facilitar el relacionamiento empresarial y ser utilizado en función de una agenda de aproximación.

Una visión general respecto de los próximos esfuerzos en materia de convergencia sugiere evitar involucrarse en acciones de complejidad excesiva e innecesaria, y focalizar el trabajo en impulsar con pragmatismo una agenda operativa, simple y concreta. En esta dirección se recogen los aportes del Seminario.

En concreto, del Diálogo de Alto Nivel surgieron ocho propuestas para avanzar en la facilitación del comercio y en el fortalecimiento de cadenas regionales de valor entre ambos bloques, que se resumen en el siguiente diagrama.

5

Del seminario participaron las siguientes autoridades gubernamentales, funcionarios de organismos internacionales, académicos y miembros de organizaciones empresariales:

[1] Las propuestas reseñadas en este informe reflejan exclusivamente las opiniones de los participantes, y no de las instituciones que organizaron el encuentro.

[2] En el mismo encuentro se decidió establecer las bases para un futuro acuerdo sobre compras públicas.

[3] Otros ejemplos de lo acordado son: para favorecer los encuentros empresariales y desarrollar eventos de promoción comercial, los países intercambiarán información de los eventos y espacios de promoción; también se estudiarán mecanismos para llevar a cabo un intercambio de información sobre las barreras al comercio; en materia de servicios se identificarán algunas áreas puntuales de trabajo entre los expertos de cada bloque regional.