Corredores viales potencian el comercio hacia el Pacífico


El Corredor Vial Quito – Bogotá – Caracas tiene como objetivo articular la conectividad entre los principales centros urbanos de Ecuador, Colombia y Venezuela, mejorando las condiciones de tránsito y seguridad vial, de forma de facilitar la circulación de bienes y personas. Todas las inversiones consideradas en este proyecto se realizan en territorio colombiano, siendo que las vías desde la frontera de ese país hasta las capitales de Ecuador y Venezuela se encuentran operativas. Con relación al comercio, la inversión en infraestructura vial es un factor fundamental para garantizar el establecimiento de plataformas logísticas competitivas a nivel regional, que permitan conectar de forma eficiente las ciudades con los centros de producción, y a su vez brinden el acceso rápido a las vías de salida marítima, aérea o terrestre hacia los mercados internacionales.

FUENTE: COSIPLAN

En este sentido, el proyecto se complementa con la reciente construcción y ampliación de centros logísticos, puertos, aeropuertos y nuevos pasos de frontera y contribuirá a consolidar los principales flujos de comercio nacional e internacional que se dan en la región por vía terrestre, asegurando además una conexión eficiente con los puertos estratégicamente ubicados en la Bahía de Buenaventura en la costa del océano Pacífico.

Este proyecto estructurado está compuesto por dos proyectos individuales y su fecha estimada de conclusión es el año 2022. Con un monto total que asciende a US$ 2.825 millones, de los cuales US$ 1.950 millones corresponden al Corredor Bogotá – Buenaventura y US$ 975 millones al Corredor Bogotá – Cúcuta, es el de mayor inversión de todos los proyectos incluidos en la API 2022. Los proyectos se desarrollan a lo largo de un trazado de 1.000 km de carreteras, e incluyen obras para el aumento de la capacidad vial mediante la construcción de dobles calzadas y nuevas variantes, así como también trabajos de rehabilitación de carreteras existentes.

Mejorando la conectividad para aumentar la competitividad

En la actualidad, la plataforma logística colombiana cuenta con bajos niveles de eficiencia, lo que se ve reflejado por su ubicación en el puesto Nº 120 a nivel mundial del Índice de Desempeño Logístico de 2016 desarrollado anualmente por el Banco Mundial, por debajo del promedio de Latinoamérica y el Caribe, que se ubica en el puesto Nº 105.

En Suramérica, y con relación a la calidad del comercio y la infraestructura relacionada al transporte, Colombia se ubica en el puesto Nº 8, por encima de Venezuela y Bolivia que cierran el ranking. Esto denotaría que, a pesar de las inversiones que se han realizado para ampliar la capacidad portuaria nacional, en la actualidad no se cuenta con los niveles de desarrollo necesarios para afrontar los desafíos crecientes en materia de aumento de los volúmenes de carga, competitividad y reducción de los costos logísticos.

A escala nacional la implementación de estos proyectos mejorará sustancialmente la conectividad, reduciendo los tiempos de viaje entre los Departamentos del norte y noroeste del país, sede de importantes ciudades y centros de producción, con la capital y el Puerto de Buenaventura. Adicionalmente, consolidará los flujos comerciales que se dan en la frontera nororiental con Venezuela y al sur con Ecuador a través del Corredor Bogotá – Quito.

El Corredor Vial Bogotá – Cúcuta

Esta sección del Corredor, de aproximadamente 560 km, conectará de forma segura y eficiente a la capital colombiana con la ciudad de Cúcuta, situada en el Departamento de Norte de Santander, en la zona nororiental del país, limítrofe con el Estado de Táchira, en Venezuela. Esta conexión, estructurada principalmente a través de la Ruta Nº 55 “Troncal Central del Norte” y la carretera Cúcuta – Bucaramanga, brindará la tan anhelada conectividad entre la capital y el centro del país con los departamentos de Cundinamarca, Boyacá, Santander y Norte de Santander. Además, se espera que permita agilizar y fomentar los intercambios en el área fronteriza con Venezuela, cuando se pongan en funcionamiento las instalaciones del nuevo puente internacional y Paso de Frontera Tienditas que vinculará Cúcuta (Norte de Santander, Colombia) con San Cristóbal (Táchira, Venezuela) cuya construcción se encuentra concluida.

Por otro lado, el Corredor presenta grandes potencialidades para el desarrollo de plataformas logísticas con articulación multimodal en varios puntos del trazado. Ejemplos de esto son el tramo norte de la Red Férrea del Atlántico que cubre Barrancabermeja – Santa Marta, y el transporte de cargas por el corredor fluvial del Río Magdalena, con posibilidades de desarrollo de puntos de transbordo multimodal en los puertos de Barrancabermeja y Puerto Wilches.

Este corredor se conforma por cuatro tramos:

El Corredor Vial Bogotá – Buenaventura

Es uno de los principales proyectos viales del país, y mejorará la conectividad entre la capital y la zona central del país con el área portuaria ubicada en la Bahía de Buenaventura, Departamento de Valle del Cauca, en la costa del Pacífico colombiano. Las obras contemplan un trazado total de 536 km que atraviesan la compleja geografía de la Cordillera Occidental. Se espera que la nueva infraestructura, con sus puentes, túneles y viaductos reduzca en seis horas el tiempo que demanda transportar una carga desde Bogotá a Buenaventura, que actualmente ronda las dieciséis horas promedio.

El Puerto de Buenaventura ocupa el primer lugar del país en movimientos de carga de granel sólido diferente al carbón. En 2016 recibió la visita de 1764 buques (14,6% del total nacional) incluyendo barcos portacontenedores, petroleros, graneleros para sólidos y líquidos, y Ro- Ro, registrando un movimiento de cargas cercano a 17 millones de toneladas. Las exportaciones principales del área portuaria fueron: azúcar, café, cobre y melaza, y en menor medida vehículos (4,2 millones de toneladas para 2016). En cuanto a las importaciones, los productos principales fueron: trigo, maíz, oleaginosas, combustibles y fertilizantes (12 millones de toneladas para 2016).

Con relación al comercio internacional tiene una ubicación estratégica para acceder a los mercados del Pacífico sin pasar por el Canal de Panamá, a lo que hay que sumar su cercanía a los centros de producción agrícola-cafetera-azucarera del Valle del Cauca y la zona central del país, de donde provienen las principales exportaciones colombianas. Debido a importantes mejoras y la reciente expansión del Terminal de Contenedores y las obras de dragado, el complejo portuario presenta gran potencialidad para convertirse en el puerto hub de la región, al menos en lo que a concentración de cargas colombianas se refiere, con la posibilidad de captar cargas de los países vecinos.

Esto demandará en el futuro una infraestructura vial con altos niveles de seguridad y estándares adecuados para el transporte internacional de cargas, que asegure una cadena logística eficiente y competitiva a nivel regional. En este sentido, el proyecto del Corredor Vial Bogotá – Buenaventura consiste en llevar cada sector del corredor a las especificaciones técnicas que respondan a sus necesidades particulares, mediante la construcción de segundas calzadas, variantes, puentes, túneles y viaductos, y el mejoramiento (geometría y superficie), rehabilitación y mantenimiento de la carretera existente.

El corredor se divide en 7 tramos:

Puerto de Buenaventura. FUENTE: PORTS & LOGISTICS

MÁS INFORMACIÓN

El Consejo Suramericano de Infraestructura y Planeamiento (COSIPLAN) es la instancia de discusión política y estratégica para planificar e implementar la integración de la infraestructura de América del Sur, en compromiso con el desarrollo social, económico y ambiental. Está integrado por las Ministras y los Ministros de las áreas de infraestructura y/o planeamiento o sus equivalentes designados por los Estados Miembros de UNASUR.