Academia Exponencial

Redacción: Ramiro Conte Grand



La inserción externa de los países y los procesos de integración se encuentran cada vez más marcados por el despliegue de las tecnologías exponenciales. Hoy en día, los estados deben tener como perspectiva el alcanzar objetivos en esta materia si quieren mantener una participación dinámica en el comercio mundial. Y esto no implica solo mantener el ritmo de innovación en nuevos productos y servicios, sino también en incorporar estas tecnologías a las actividades tradicionales.

En línea con calibrar esta nueva oleada tecnológica y su impacto en la región, Academia Exponencial es un ciclo gratuito de conferencias para jóvenes y educadores, orientado a inspirar y difundir la potencialidad de las nuevas tecnologías. La primera edición se llevó a cabo del martes 27 de febrero al jueves 1 de marzo de 2018 en el auditorio C3 del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Argentina.

Organizado por Ignacio Peña, emprendedor y creador de Surfing Tsunamis, y apoyado por el INTAL-BID entre otras instituciones, los eventos contaron con expertos de primer nivel mundial que explicaron el presente y futuro de la realidad virtual, las neurociencias, las impresoras 3D, las energías renovables, el blockchain, el bitcoin, la bio y nanotecnología. También hubo un espacio para que distintos oradores contaran sus experiencias profesionales y describieran las alternativas laborales que tiene un joven hoy en día, desde modalidades FreeLance pasando por el camino emprendedor o el desarrollo de una carrera corporativa.

En las palabras introductorias, Peña sostuvo que educar “no es llenar un recipiente sino encender una llama” y manifestó que el objetivo del programa es inspirar a los jóvenes y mostrarles “cómo pueden construir y mejorar el futuro”. Para el creador de Surfing Tsunamis estamos en un momento ideal para que puedan aportar valor: “La innovación es el principal motor de riqueza de las naciones. Antes era caro y necesitaba grandes mercados. Hoy es posible hacerlo de manera accesible”.

En el panel de apertura, Lino Barañao, Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la República Argentina, hizo hincapié en los altos volúmenes de información que se manejan en la actualidad. “Desde el origen de la humanidad hasta 2003 se produjeron 5 exabytes de información. En 2013, se producían 5 exabytes cada 10 minutos”. Ante esa cantidad de datos, lo más difícil no es cómo conseguir información sino cómo navegar en ese mar de conocimiento. Para el Ministro de Ciencia, el futuro está en “ser curioso y en detectar aquello que no se sabe”.

A su turno, Gustavo Beliz, Director del INTAL-BID, habló sobre los desafíos y oportunidades que presenta el futuro del empleo, la automatización de tareas y la Industria 4.0: “Los robots van a reemplazar, destruir y crear nuevos trabajos. El tema es cómo interactuamos con ellos, lo que se conoce como co-botización”.

En Latinoamérica, frente al fenómeno de la robotización hay temor y desconocimiento. Por ejemplo, en el último estudio realizado por la Alianza Intal-Latinobarómetro que releva anualmente la opinión de más de 20.000 latinoamericanos, sólo el 22 % de los habitantes de la región se mostró dispuesto a ser operado por un robot. Ante esta situación, Beliz afirmó que no hay que tener miedo porque la tecnología “no va a reemplazar el talento, el trabajo en equipo y la empatía humana”.

El director del INTAL-BID se refirió también a las nuevas habilidades que se requerirán en los trabajos del futuro que “no sólo estarán asociadas a lo científico sino también a lo emocional”. Así, a las denominadas STEM 1, compuestas por ciencia, tecnología, ingeniería y matemática, según sus siglas en inglés, se les agrega unas nuevas STEM 2, vinculadas a habilidades sociales, técnicas, ejecutivas y mentales.

Según Beliz, todas estas novedades traen desafíos éticos, sociales y de inclusión en una América Latina que tiene más del 30 % de su población debajo de la línea de pobreza. “El problema no es el big data sino nuestros small values. No son las máquinas que piensan sino los seres humanos que no sienten. Hay que poner a la tecnología al servicio de la inclusión”.

Biotecnología: cómo hacer más con menos

Luego del panel introductorio llegó el turno de presentar las distintas tecnologías que tendrán un impacto disruptivo en los próximos años. Una de las que más expectativas genera es la biotecnología, que implica cualquier aplicación tecnológica que utilice sistemas biológicos y/o organismos vivos para la creación o modificación de productos o procesos. El impacto de la biotecnología puede verse en distintas áreas, desde tratamientos novedosos de salud hasta cultivos y alimentos mejorados en agricultura. También genera innovaciones en materia de energías renovables y conservación del medio ambiente, a través de la biorremediación, reciclaje y tratamiento de residuos.

Martín Vázquez, Director Científico de Bioceres S.A, describió varias de las iniciativas que está llevando adelante esta compañía especializada en semillas para generar cultivos que aprovechen mejor los nutrientes, sean más tolerantes a las sequías y optimicen el consumo del agua. Según Vázquez, utilizando recursos renovables, la biotecnología industrial “ofrece una alternativa sustentable a la petroquímica, ahorrándole al planeta entre 1.000 y 2.500 millones de toneladas de dióxido de carbono por año para el 2030”.

Bioceres S.A también está trabajando en medicina de precisión donde cuentan con la plataforma de lectura y secuenciación de ADN más veloz de Latinoamérica, con una capacidad de leer 260 genomas humanos por día. Esto permite desarrollar tecnologías para la detección temprana del cáncer a partir de extracciones de sangre, lo que se conoce como “biopsia líquida”. Descubrir a tiempo esta enfermedad permitiría que el 75 % de los casos fueran tratados satisfactoriamente.

 Por su parte, Fermín Gutiérrez, Gerente General de Crestview Genetics, contó la experiencia de esta empresa dedicada a la clonación equina que desde hace unos años trabaja con el polista Adolfo Cambiaso y el equipo de La Dolfina. Ya clonaron los 5 mejores caballos y han podido competir con ellos.

Por último, llegó el turno de Jerónimo Batista Bucher, estudiante de biotecnología de 19 años que, preocupado por la contaminación ambiental que generan los vasos de plástico, desarrolló un vaso 100 % biodegradable. “En Argentina se utilizan más de mil millones de vasos de plástico por año. Encima se usan unos instantes y luego permanecen miles de años en el medio ambiente”, remarcó Batista Bucher, quien el año pasado participó de la reunión del G20 en Alemania y tuvo la posibilidad de conversar sobre este y otros temas con la Canciller Ángela Merkel.

Tecnologías para el cuidado y la regeneración del medio ambiente

 En la apertura del panel sobre energías renovables, Ignacio Peña invitó a los jóvenes a “despertarse y pedir un cambio en los patrones energéticos ya que su generación tendrá que pagar el cambio climático”.

Daniel Nofal, emprendedor y fundador de Sustentator, empresa dedicada a la ingeniería e instalación de energías renovables, describió el potencial que tiene la Argentina en esta área. “Es el segundo mejor lugar del mundo para la eólica y el tercero para la solar. Y además tiene una de las grandes reservas de litio del mundo, que va a ser clave para el desarrollo de baterías de alto rendimiento”.

Nofal enfatizó en que es indispensable “cambiar la realidad de nuestra matriz energética y abandonar los combustibles fósiles”. Y pronosticó que la energía solar será la más barata de todas en el corto plazo y que las renovables generarán el doble de puestos de trabajo de los que reemplazarán.

Por su parte, Aleandra Scafati, fundadora de la ONG Ecomujeres, hizo hincapié en cómo podemos reducir lo que consumimos mientras que Nicolás Bisso, inventor y fundador de Laurus, contó las diversas técnicas de hidroponia que se están utilizando para generar invernaderos de verduras situados en terrazas de edificios de ciudades.

Por último, Ignacio Juárez presentó SEMTIVE, una empresa de energías renovables a precios económicos que durante 4 años trabajó en el desarrollo de una turbina eólica urbana adaptada a las bajas velocidades de viento que caracterizan a las ciudades argentinas. El primer prototipo lo hicieron con madera balsa y tubos de papel higiénico. Hoy en día, están trabajando dentro del campo de la NASA y comercializan turbinas para residencias privadas, combinadas con paneles solares para aumentar la eficiencia energética.

Cerró el panel Ignacio Peña, con un fuerte llamado al cambio de la matriz energética: “tenemos una energía que es más abundante que la fósil, más barata, más limpia, que genera más empleo y se despliega más rápido. ¿Cuál es la lógica de ir por otras cosas?”

Inteligencia artificial para la industria 4.0

La tercera revolución industrial incorporó robots en los procesos de fabricación, aunque estos sólo podían hacer tareas repetitivas sin capacidad de adaptación al contorno que las rodeaba. En la cuarta revolución, las máquinas ya pueden interactuar entre sí y con los seres humanos. Desde autos autónomos hasta robots que diagnostican el cáncer mejor que médicos experimentados. Incluso computadoras que aprenden a crear música y diseñar drones testeando millones de alternativas. Más de 30.000 millones de dólares al año se están invirtiendo en distintos mecanismos de IA.

Martín Frascaroli, CEO y fundador de AIVO, explicó cómo desde la empresa desarrollan robots especializados en la atención al cliente y cómo utilizan inteligencia artificial para mejorar estos servicios a medida que se van produciendo las interacciones. En 2017 atendieron a más de 120 millones de personas y proyectan llegar a 500 millones en 2018. Según un informe de Gartner, consultora especializada en tecnologías de la información, en el 2020 el 85% de las interacciones de clientes con empresas serán manejadas por máquinas. El desafío actual de AIVO es anticiparse a lo que el cliente va a solicitar.

Ernesto Corbellini, roboticista y desarrollador en Ekumen, empresa proveedora de tecnología y servicios de software, describió cómo desarrollaron un robot montacarga que puede comunicarse con personas y esquivar obstáculos cuando está realizando sus tareas. De la misma empresa, Agustín Alba Chicar, presentó el proyecto Terminus, un simulador de ciudades que permite probar algoritmos de vehículos autónomos antes de salir a la calle.

Mateo Salbato contó cómo obtuvo en 2016 en Israel el campeonato internacional de robótica por la construcción de vehículos autónomos a escala pequeña que respetaran las señales de tráfico. Luego de esto creó la aplicación móvil “háblalo” para que personas con discapacidad auditiva puedan comunicarse mejor en su vida cotidiana. La aplicación permite que puedan escribir lo que quieren decir para que el teléfono lo transforme a voz y, a su vez, el aparato registra lo que dice otra persona y lo transcribe a texto.

Por último, Diego Gutiérrez Zaldívar, Presidente de RSK y Bitcoin Latam, disertó sobre las posibilidades que brinda blockchain para transferir valor sin intermediarios. “Va mucho más allá del dinero. Podemos registrar títulos de propiedad, identidad de personas. Estas tecnologías buscan habilitar una sociedad más transparente e inclusiva”.

El Bitcoin es una moneda virtual que no depende de un banco central o gobierno y que se apoya en los conceptos de código abierto, seguridad, descentralización y firma digital. Para realizar las transacciones, esta divisa se basa en la tecnología Blockchain, o “cadena de bloques”, una gran base de datos compartida e inmutable que registra y almacena todas las operaciones en bloques de información en distintos servidores. Una reseña de otras aplicaciones de esta tecnología puede verse en el artículo de esta Conexión INTAL, “Blockchain: Más allá del dinero”.

Nanotecnología: hay mucho espacio en el fondo

En “Academia Exponencial” hubo también un espacio para presentar casos de tecnologías aplicadas a escala nanométrica, lo que equivale a una millonésima parte de un milímetro. La nanotecnología permite la manipulación de cualquier tipo de átomos y moléculas de la materia e incluye disciplinas tan diversas como la biología molecular, la química orgánica y la física de los semiconductores. Según Ignacio Peña, el potencial de estas herramientas es enorme dado que “nos permiten crear nuevos y súper materiales como el grafeno, que es 200 veces más duro que el acero, 5 veces más liviano que el aluminio y conduce mejor el calor que el cobre”.

Gerardo López, Director de Investigación y Desarrollo de Nanotek, empresa especializada en soluciones inteligentes a partir del uso de nanotecnología, contó cómo construyeron una pintura especial que permite impermeabilizar las paredes de una guardia pediátrica de un hospital y con esto mejorar las condiciones de asepsia del lugar.

Por su parte, el joven emprendedor Julio Laurenza describió cómo están desarrollando nanovehículos que permiten transportar líquidos y/o sustancias en pequeñas escalas. En el campo de la salud, esto posibilita una aplicación más precisa. El paciente toma una dosis menor de medicamento y puede absorberlo mejor. En la agricultura, tiene el mismo efecto, pero para el manejo de herbicidas. Con esto se ahorran recursos, se maximiza el impacto y se minimiza la toxicidad.

El trabajo en el siglo XXI: freelancers, emprendedurismo y/o camino corporativo

¿Cuáles son las posibilidades laborales que tienen los jóvenes hoy? Marcos Galperin, creador de Mercado Libre, hizo hincapié en la pasión que todo buen emprendedor debe tener: “Lo más seguro es apostarle a quien tiene fascinación por una idea”.

Mercado Libre es uno de los unicornios de la región y, hoy día, es utilizada por 40 millones de latinoamericanos. La próxima gran apuesta de la compañía es brindar servicios financieros a quienes no estén bancarizados. Galperin sostuvo que “la intermediación del dinero debiera ser gratuita” y recomendó a la audiencia leer “Shoe Dog”, la biografía del creador de la compañía Nike. “Uno cree que la empresa nació siendo gigante y exitosa. Y la verdad es que estuvo 10 años peleándola y a punto de quebrar”.

Consultado sobre el impacto que pueda tener el ingreso del gigante Amazon en la Argentina, el creador de Mercado Libre recordó que desde hace 5 años están compitiendo en Brasil y México. “Estoy muy feliz de poder rivalizar con la empresa que más admiro en el mundo”.

Por su parte, Facundo Manes, neurocientífico y rector de la Universidad Favaloro, contó la historia de cómo se conformó la Fundación INECO, donde actualmente es su presidente, y el futuro del estudio de la mente humana, donde los países desarrollados están invirtiendo cuantiosos recursos.

¿Cómo toma decisiones el ser humano? De manera automática, no consciente, guiado por emociones y el contexto que nos rodea. Según Manes, “vivimos tomando decisiones y no tenemos tiempo de racionalizar cada decisión. Por ejemplo, tenemos un circuito veloz para reconocer caras, si hay peligro, si no lo hay”.

Consultado sobre qué recomendaría a la Argentina como país, el neurólogo sugirió invertir en el talento de su gente. “El conocimiento es la mejor arma de una persona, pero también de un país. Un país rico no sólo lo hacen los recursos naturales sino también la materia gris”.

También hay muchas oportunidades para los jóvenes de la región en temas vinculados con la Industria naranja. Juan José Campanella, director del “Secreto de sus ojos”, película que ganó el premio Oscar a la mejor película extranjera en 2010, habló sobre la importancia de las industrias creativas como área para exportar servicios de valor agregado. “Videojuegos y cine de animación forman parte de una de las diez industrias más grandes del mundo. Y de esas diez, es la única que está naciendo y que más está basada en la creatividad”.

Para Campanella, hoy en día no se necesita una gran infraestructura para trabajar en industrias creativas. Cualquiera puede hacerlo. Las herramientas tecnológicas han democratizado la producción del cine. Y es el talento del creador lo que define que un producto sea bueno o no. “Cuando yo empecé, las cámaras valían 150.000 dólares. Hoy por 4.000 podés tener una que te permita ganar el festival de Cannes”.

En cuanto al camino corporativo, Federico Procaccini, CEO de Google en Argentina, contó su desarrollo profesional en distintas empresas. Consultado sobre qué habilidades busca la compañía en sus potenciales empleados, Procaccini sostuvo que tiene que haber un calce entre la cultura de la empresa y la del trabajador. “Buscamos gente transparente y con espíritu colaborador. Sabemos que cada dos años más o menos la gente cambia de trabajo. Si traigo alguien para hacer algo específico, tiene una duración corta. En cambio, si traemos alguien con curiosidad y ganas de aprender, esa persona podrá readaptarse y estar muchos años dentro de la organización”.

Pero no todos quieren ser emprendedores o seguir el camino corporativo. Tomás O´Farrell, Fundador y CEO de Workana, plataforma de trabajo Freelancer, describió una tendencia laboral que está creciendo día a día. “Estamos convencidos de que terminó el apogeo del empleo tradicional. Hoy en día, la mayoría de la gente no aspira a tener un empleo convencional donde tu desarrollo esté marcado por lo que la empresa diga”. Actualmente, la plataforma da soporte a 1 millón de freelancers en toda la región, administrando mensualmente más de 20.000 proyectos.

Daniel Hourcade, entrenador del seleccionado de rugby argentino, fue a hablar del trabajo en equipo. Para él la clave pasa por el “sentido de pertenencia” como plus que marca la diferencia. “Hay que darle confianza y participación a todos los miembros del equipo. Nadie es más importante y hay funciones diferentes. Tenemos que estar capacitados para aceptar el rol que nos toca. Y siempre hay que sumar”.

Aconsejó a los jóvenes en la audiencia a tener convicción, perseverancia y esfuerzo en todo lo que hagan. “Es exitoso aquel que deja todo”, “que tus ambiciones estén más arriba que tus recursos” y “hay que hacer las cosas simples, bien”, fueron algunas de sus frases motivadoras.

Cerró el ciclo Ignacio Peña, llamando a los jóvenes a trabajar para “poner al ser humano en el centro porque, en definitiva, esto nos hará más felices”.

Academia Exponencial en cinco frases:

  1. Educar no es llenar un recipiente sino encender una llama – Ignacio Peña
  2. Qué tus ambiciones estén más arriba que tus recursos – Daniel Hourcade
  3. El problema no es el big data sino los small values – Gustavo Beliz
  4. La intermediación del dinero debiera ser gratuita – Marcos Galperin
  5. El conocimiento es la mejor arma de una persona, pero también de un país – Facundo Manes