La importancia de las habilidades blandas en las PYMEs

Redacción: ConnectAmericas



Según el Instituto de Ciencias Tecnológicas de Chile (CIISA), las habilidades duras o hard skills son prácticas específicas que pueden ser fácilmente medidas. Por ejemplo, la capacidad de utilizar un software, la habilidad para confeccionar un estado contable o desarrollar una investigación de mercado. Asimismo, en la mayoría de los casos, estas características son transferibles a través de la educación y la formación continua.

En cambio, las habilidades blandas son los atributos o capacidades que le permiten a una persona desempeñarse en su trabajo de manera más efectiva. Apuntan al lado emocional, interpersonal y a la interacción con el resto del personal en una empresa. Estos soft skills son atributos personales que mejoran la capacidad de relacionarse eficazmente con otros individuos.

Algunos ejemplos de habilidades blandas

La empatía, la escucha activa y la comunicación constituyen más que un complemento para los empleados.

Un trabajo de Visa Empresarial, subraya que en muchas pequeñas y medianas empresas (PYMEs) se detectan grandes capacidades técnicas de sus empleados. Esto se debe a que en su mayoría las PYMEs fueron fundadas por técnicos, lo que se refleja en lo hábiles que son para dar soluciones a problemas que tienen que ver con su negocio específico. Sin embargo, para negociar e interactuar con otros empleados, proveedores, clientes, o inversores es elemental desarrollar soft skills.

Según una publicación de Terra Chile estamos en tiempos de cambio en donde las necesidades del consumidor varían continuamente y muchas veces no son percibidas por la oferta. Por ello, las empresas necesitan incorporar empleados que cuenten con la facilidad de adaptarse a los giros constantes de los negocios y que sepan interpretar las nuevas demandas de los consumidores.

Álvaro Garrido, director de tecnologías de la información de CIISA y especialista en coaching, señala que es un tema vital para las PYMEs de cualquier industria. Según el especialista es muy común que los proyectos fracasen por falta de entendimiento o comunicación entre el cliente y el proveedor. “Las personas técnicas creen saber mejor lo que el usuario final quiere, pero no siempre es así. El punto no es demostrar si sabes más que otro, sino aportar a la solución final dando satisfacción al requerimiento del otro”, afirma Garrido.

Las habilidades blandas como el liderazgo, la empatía, la escucha activa y la comunicación revisten una gran importancia y constituyen más que un mero complemento para los empleados. Para prosperar en un mundo altamente competitivo como el actual, las empresas deben interactuar efectivamente con organizaciones, clientes e individuos de diversos rubros, culturas, y conocimientos desiguales. Si bien en gran parte estas competencias son innatas, todos tenemos la capacidad de desarrollarlas.

Sugerencias para desarrollar las habilidades blandas