Mayo, 2016Redacción: Carlos D’Elía

Sinergias con México: más allá del sector automotriz

By Federico Mazzella Mayo, 2016
Home  /  Ideas de Integración  /  Sinergias con México: más allá del sector automotriz
Redactor: Carlos D’Elía
Categorías:
  Ideas de Integración n237

Imprimir este artículo

México y Argentina iniciaron una nueva etapa de relaciones con la voluntad de ampliar el intercambio. Cuál es el punto de partida a nivel sectorial tanto del vínculo bilateral como a nivel de bloque regional.

237_e_IDEAS2_img1

 

Con la visita del presidente de México, Enrique Peña Nieto, a la Argentina esperada para julio, se consolida la intención de ambos países de estrechar vínculos comerciales, tanto a nivel bilateral como en la relación de México con el MERCOSUR.

Las relaciones comerciales entre el MERCOSUR y México se enmarcan en el Acuerdo de Complementación Económica (ACE 54) suscripto en 2002, el cual establece las bases para las negociaciones entre las partes hacia un tratado de libre comercio. El ACE 54 cubre además el Acuerdo sobre el sector automotor (ACE 55) y las negociaciones bilaterales entre los países. Es así como, sobre la base de este Acuerdo, México concluyó un tratado de libre comercio con Uruguay, vigente desde julio de 2004 y que dejó sin efecto el ACE 5 que regía sus relaciones comerciales, y se encuentra en proceso de ampliar el alcance del ACE 6 con Argentina y el ACE 53 con Brasil.

Al respecto, en línea con las declaraciones de sus Presidentes en el encuentro que mantuvieron en el Foro Económico de Davos del pasado mes de febrero, recientemente, autoridades de los gobiernos de México y Argentina anunciaron que buscarán dar un nuevo impulso a las relaciones bilaterales al iniciar conversaciones para ampliar el ACE 6 y, asimismo, avanzar en la posibilidad de trabajar en un acuerdo de mayor amplitud en el sector automotriz que permita incrementar los intercambios de esa industria clave para ambos.

El ACE 55 entre el MERCOSUR y México regula el comercio bilateral del sector automotriz y, al igual que el ACE con el comercio total, tiene por objeto establecer las bases para el libre comercio sectorial. No obstante, a través de un Protocolo Adicional –renovado en marzo de 2015–, los países negociaron bilateralmente cupos de importación anuales para la entrada de automóviles y sus partes libres de aranceles, siempre y cuando cumplan con cierto contenido regional (35% hasta 2019, cuando se elevaría a 40%), con el compromiso de iniciar a su término, en marzo de 2019, el libre intercambio automotor. Por ejemplo, en el caso del intercambio Argentina-México, el Acuerdo establece un cupo creciente que comienza con US$ 575 millones para el primer año –desde marzo de 2015– y llega a US$ 640 millones durante el cuarto año –hasta marzo de 2019–.

Comercio total MERCOSUR-México

Desde su fundación en 1991, el MERCOSUR[1] ha sextuplicado el intercambio comercial con México: pasó de US$ 2.100 millones promedio en la década del noventa a US$ 7.000 millones promedio en los años dos mil, hasta llegar a US$ 12.800 promedio en el período 2010-2015. Sin embargo, la participación del bloque regional en el comercio total mexicano (exportaciones más importaciones) se mantuvo siempre en niveles muy bajos y apenas creció 0,3 puntos porcentuales en los últimos veinticinco años (el MERCOSUR explicaba, en promedio, 1,5% del comercio de México en los años 90, 1,6% en los 2000 y 1,8% entre 2010 y 2015).

Asimismo, el MERCOSUR ha mantenido, mayormente, un saldo comercial superavitario con México (Gráfico 1). En 2015, el superávit totalizó US$ 569 millones, como resultado de exportaciones por US$ 6.180 millones (crecieron 2% respecto de 2014) e importaciones por US$ 5.611 millones (disminuyeron 14%). No obstante, cabe destacar que, entre 2010 y 2014, el resultado de la balanza comercial fue deficitario para el bloque regional, como consecuencia del crecimiento que, desde 2007 y hasta 2013, registraron las importaciones procedentes del mercado mexicano (+24% promedio), mientras las exportaciones disminuyeron 1%.

Gráfico 1. Evolución del intercambio comercial del MERCOSUR con México

En millones de dólares

Fuente: COMTRADE.

Este comportamiento es reflejo, principalmente, del intercambio de México con el mayor socio del MERCOSUR. Justamente, la recuperación en 2015 del superávit comercial bilateral en favor del bloque sudamericano coincide con el saldo positivo que, tras cuatro años, alcanzó Brasil, acompañado por los superávit bilaterales de Uruguay y Paraguay, mientras Argentina acumula seis años consecutivos de déficit con México.

Si bien el comercio de México se concentra mayormente en el mercado estadounidense (81% de sus exportaciones y 47% de sus importaciones, de acuerdo con datos del año 2015), el MERCOSUR ocupa un lugar destacado: Brasil es el séptimo socio comercial de México (ocupa el lugar número 10 como proveedor y el 4 como comprador) y Argentina es el vigésimo primero (28 como proveedor y 20 como comprador).

Como se observa en el gráfico 2, Brasil ocupa un rol preponderante en la relación de México con el MERCOSUR. En 2015, el mercado brasileño fue destino de dos terceras partes de las exportaciones de México al bloque regional y origen de tres cuartas partes de las importaciones, mientras Argentina explicó 26,7% de las exportaciones y 17,1% de las importaciones. En el caso del comercio mexicano con Uruguay y Paraguay, la participación de los dos países en conjunto no alcanza al 10% en ninguno de los flujos comerciales.

 

Gráfico 2. Comercio de México con el Mercosur por país. Año 2015

Participación en %

Fuente: COMTRADE.

En la última década, es notoria la reducción progresiva de la incidencia de Argentina en el comercio del MERCOSUR con México. En contraposición a la menor participación argentina –en 2005 era destino del 41% de las exportaciones mexicanas al MERCOSUR–, Brasil incrementó  su participación más de 13 puntos porcentuales –diez años atrás explicaba el 54,2% de las ventas externas de México al bloque regional–. Por su parte, la participación de los cuatro países sudamericanos en las importaciones de México al MERCOSUR apenas se modificó en el mismo período.

Comercio sectorial MERCOSUR-México

Tal como lo demuestran los acuerdos bilaterales firmados por las partes para regular su comercio, el sector que registra mayores flujos comerciales es el automotriz. En 2015, automóviles y sus partes concentraron 18,7% de las exportaciones del MERCOSUR a México y 35,4% de las importaciones. Otros sectores de importancia son máquinas y aparatos mecánicos (15,7%) y pieles y cueros (8,4%)  en el caso de las ventas externas, y máquinas y aparatos eléctricos (10,8%) y mecánicos (9,7%) en el de las compras externas.

 

Gráfico 3. Composición sectorial del comercio del MERCOSUR con México. Año 2015

Participación en %

Fuente: COMTRADE

En los últimos diez años, los flujos bilaterales del sector automotriz tuvieron un comportamiento en un sentido claramente contrario. Mientras las exportaciones del MERCOSUR a México de automóviles y sus partes disminuyeron significativamente (55%), desde US$ 2.570 millones en 2005 a US$ 1.156 millones en 2015, las importaciones crecieron notablemente, desde US$ 169 millones a US$ 1.985 millones en igual período. En 2005, el sector automotriz representaba casi 40% de las ventas externas del MERCOSUR al mercado mexicano y apenas el 10% de las compras de esa procedencia.

Argentina, Brasil y México localizan la mayor parte de industria automotriz de América Latina y existe entre ellos una fuerte complementariedad productiva e integración regional que se ve favorecida por los Acuerdos de Complementación Económica.  A dicha interconexión intrazona, se suma la importante conexión extrazona entre México y Estados Unidos.

Pese a mantenerse como el segundo sector de importancia, la incidencia de máquinas y aparatos eléctricos en las importaciones del MERCOSUR desde México se redujo más de 20 puntos porcentuales en la última década –en 2005 el 32,2% de las compras externas del bloque sudamericano procedentes desde México correspondían a este sector–.

Al igual que se observa a nivel sectorial, la desagregación por productos presenta un mayor grado de concentración en las importaciones del MERCOSUR procedentes desde México que en las exportaciones a ese mercado. Un solo producto –automóviles de turismo y para transporte de pasajeros– concentró en 2015 más del 25% de las compras externas.

Los principales productos que componen el intercambio del sector automotriz son, por el lado de las exportaciones del MERCOSUR a México, vehículos automóviles para transporte de mercancías (US$ 530 millones en 2015, valores exportados en partes prácticamente iguales por Argentina y Brasil) y, en menor medida, automóviles de turismo y para transporte de pasajeros (US$ 320 millones, exclusivamente exportaciones brasileñas). Por el lado de las importaciones, los automóviles de turismo y para transporte de pasajeros (totalizaron US$ 1.400 millones, 63% correspondientes a compras de Brasil, 33% de Argentina y el 4% restante de Uruguay), y partes y accesorios de automóviles (US$ 460 millones, 87% Brasil y 13% Argentina).

Consideraciones finales

Las relaciones comerciales entre el MERCOSUR y México se han caracterizado por bajos niveles de intercambio y heterogeneidad en las relaciones bilaterales. Diferencias surgidas en el marco del Tratado de Montevideo por la adhesión de México al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), decisiones al interior del MERCOSUR que han imposibilitado a sus Miembros negociar con México como bloque e intereses encontrados, en particular entre Brasil y México, en torno al acceso de los mercados, son algunos de los factores que han complicado esta relación (Juárez, 2014) e hicieron que las relaciones comerciales bilaterales se hayan limitado, principalmente, a acuerdos bilaterales que implican extensiones de los acuerdos existentes en el marco de la ALADI.

El nuevo impulso que necesitan las relaciones MERCOSUR-México, requieren una revisión de los tratados vigentes, la ampliación de los Acuerdos de los Acuerdos de Complementación Económica con la incorporación de nuevos productos y el análisis de nuevas propuestas de inversiones. La renegociación de los acuerdos de preferencias arancelarias permitiría reactivar, en principio, el comercio bilateral que, no obstante el bajo nivel actual, presenta un gran potencial para acrecentarse. Lograr homogeneizar las relaciones existentes es fundamental para lograr la transición entre los Acuerdos de Complementación Económica vigentes y un Tratado de Libre Comercio.

En síntesis, el principal desafío es establecer los mecanismos que se adapten a las realidades de cada país, al tiempo que permitan profundizar la integración regional dando impulso a la complementariedad existente.

Bibliografía

Aguirre Cárdenas, Carlos, “México, Argentina y Brasil: un complejo acuerdo automotriz”, abril de 2015

ALADI, Asociación Latinoamericana de Integración, www.aladi.org

Juárez, Irving, “Tratados de libre comercio; México y Argentina”, mayo de 2014.

Secretaría del MERCOSUR, www.mercosur.int

SICE, Sistema de Información sobre Comercio Exterior de la Organización de los Estados Americanos (OEA), www.sice.oas.org

 

this post was shared 0 times
 000